Smart Keys: ¿Poco fiables?

Las Smart Keys, también conocidas como “llaves inteligentes” , te dejan acceder y cerrar un coche sin necesidad de apretar ningún botón, así como arrancarlo tan solo con tener dicha llave en el interior del auto y apretando un  botón de “Start/Stop”. Para abrir el coche, basta con tener la llave en el bolsillo y tocar la manija de la puerta y para cerrarlo, algunos automóviles detectan cuándo el conductor se aleja.

Este tipo de llaves actúan mediante un sistema inalámbrico que contienen dentro, envían señales a una red de antenas dispuestas dentro y fuera del coche. Por tanto su radio de actuación se limita a la capacidad que tengan esas antenas. Cuando la llave está dentro del alcance de alguna de las antenas, se permiten las acciones requeridas.

La poca fiabilidad de estas llaves radica en el intercambio de señales, que es lo que aumenta la vulnerabilidad de esta tecnología. Basta que los delincuentes utilicen un dispositivo como un repetidor de ondas que amplifica la señal de radio del vehículo y que es capaz de “engañarlo” para que se piense que la llave real se encuentre en el rango de alcance, haciendo más fácil, por ejemplo, el robo de un vehículo.

Actualmente, el sistema de una Smart Key ya almacena información, por lo tanto es de suponer que en un futuro no muy lejano, estos dispositivos serán una fuente de información. Podrán almacenar datos de todo tipo. Entre ellos el kilometraje, el estado de carga de la batería, información relativa al servicio, entre muchos otros datos personales.