Charlie Miller y Chris Valasek lo volvieron a hacer, esta vez hackeron una Jeep Cherokee 2014

Con información de la BBC

En el 2013, Charlie Miller y Chris Valasek habían avanzado en hacker automóviles, pero todavía lo hacían desde el interior del vehículo para 2015 han logrado lo que podría parecerse a una película de misión imposible, manejar una Jeep Cherokee 2014 desde más de un kilometro de distancia.

Lo que sucedió en 2013

El procedimiento que analizaron los profesores se llama chip slicing y consiste en desmantelar dicho objeto electrónico, analizarlo con un microscopio e interferir el algoritmo que hay en sus pequeños transistores. El proceso cuesta más de US$50.000. Un auto de estos vale unos US$250.000.

Con este cable, que va conectado al ECU, los “hackers” pueden tener acceso al control de un carro. Dos expertos en Estados Unidos, apoyados por el centro de investigación Darpa, del Pentágono, demostraron recientemente cómo se puede tomar el control de dos modelos de automóviles de famosas marcas mientras otra persona los está manejando.

El proyecto de Charlie Miller y Chris Valasek también atrajo muchas críticas por la posibilidad de que se convierta en un “instrumento para maleantes”.

En el 2015, un salto a una dimensión diferente

“Esencialmente lo que hicimos a través de internet fue tomar el sistema de “entretenimiento e información” y a partir de ahí reprogramamos ciertas piezas del vehículo para poder enviar comandos de control”, le dijo Valasek a la BBC.

Con la técnica que desarrollaron pueden controlar a distancia el vehículo y hacer, por ejemplo, que el volante gire, que el coche frene de repente o inhabilitar totalmente los frenos.

También pueden usarla para objetivos de vigilancia: monitoreando las coordenadas de GPS del auto, midiendo su velocidad y marcando su ruta en un mapa.

Con su investigación, Vasalek quería demostrar que es posible hackear y controlar totalmente un vehículo a distancia.

Hackers (1)

“Creo que la gente ha teorizado durante mucho tiempo sobre la posibilidad de que haya ataques remotos, así que lo hacemos para que no haya áreas grises desde la perspectiva de los fabricantes sobre lo que es posible hacer”, explicó, añadiendo que el objetivo último es mejorar la seguridad de los vehículos conectados.

Poco después de conocerse el hackeo del Jeep Cherokee la compañía Chrysler lanzó un patch o parche para corregir la vulnerabilidad de su sistema de entreteniemiento Uconnect.

Este sistema consiste en una computadora conectada a internet que controla el sistema de entretenimiento y navegación de miles de vehículos Chrysler, permite hacer llamadas e incluso ofrece una zona inalámbrica de Wifi.

Pero este tipo de vulnerabilidad es de seguridad no son exclusivas de Chrysler: algunos analistas advierten que es un problema amplio en una industria inmersa en una carrera por hacer coches cada vez más inteligentes e interconectados.

Hackers (2)